[PS2] God of War 2

jueves, 8 de junio de 2017
8 de Junio de 2017

Y seguimos con la odisea de dioses griegos en la cuarta entrada de God of War en este blog. La primera fue una de las primeras entradas de Diario de Tellus (sin contar las que pegué desde el anterior blog, que son mucho peores), y luego hablé aquí de los dos juegos de PSP: Chains of Olympus y Ghost of Sparta.
Voy hablando de ellos en el orden en el que los jugué, que también es el orden cronológico dentro de la línea temporal de la saga, a excepción de Ascention, que lo jugaré al final. Me explico: Chains of Olympus y Ghost of Sparta ocurren ambos antes que God of War 2, aunque el primero salió después, y el segundo salió después incluso que God of War 3.

A estas alturas, una cosa que queda clara es que el estándar de calidad de God of War es alto. Es decir, de momento, el peor de los juegos de la saga y el mejor no son muy diferentes. En la saga puede verse una evolución hacia la espectacularidad y la acción, con respecto a la fuerte presencia de los rompecabezas en la primera entrega. Eso sí, estos no acaban por desaparecer.
En fin, voy a comenzar ya. Esta entrada tampoco será muy larga, porque la mayoría de las cosas que tengo que decir ya las he dicho anteriormente en juegos anteriores de la saga.

 photo God of War II_zpsnm2v3x60.png

La sinopsis contiene spoilers del primer God of War




A principios de 2007, llegó para PlayStation 2 la segunda entrega de la saga principal: God of War 2, de la mano de Santa Monica Studio, que se encargó de todos los juegos de la saga principal y de God of War Ascension, y que supervisó los God of War de PSP.
God of War 2 llegó después de God of War y God of War: Chains of Olympus, aunque cronológicamente en la saga se sitúa después de God of War Ascension y God of War: Ghost of Sparta, además de los dos antes mencionados.
La historia, por tanto, es la quinta en la línea temporal de la saga, aunque para entender bien la trama basta con haber jugado al primer God of War.


Tras derrotar a Ares, Kratos se alzó como el nuevo dios de la guerra. Sin embargo, los dioses no están contentos con sus acciones como dios pues las guerras de sus soldados espartanos ponen en peligro a toda Grecia.
A pesar de las advertencias de los dioses, Kratos responde al llamamiento de un general espartano y acude personalmente a Rodas para dar la victoria a Esparta. Pero al poco de llegar, una misteriosa ave le roba gran parte de sus poderes, por lo que Kratos tendrá que lograr la victoria sin ellos. 
Lo que no puede imaginar es lo que los dioses tienen preparado para él, pues un inesperado suceso provocará la muerte del dios de la guerra. Sin embargo, lejos de dejarse morir, Kratos emprenderá un largo camino desde el mismísimo Hades en busca del camino de vuelta a la vida, con el objetivo de reclamar venganza hacia aquel que le arrebató la vida.


No quiero dar muchos detalles porque siempre prefiero que la historia se vaya descubriendo. 
El camino de Kratos de regreso a la vida es, de los juegos de la saga que he jugado, el que más se acerca a la clásica odisea griega. Con un objetivo en mente, que en este caso son las Nornas, Kratos emprende un largo camino, aparentemente fuera del alcance de un mortal, mientras se encuentra con diversos personajes de la mitología, entre los que esta vez destacan los titanes, así como peligrosas trampas, criaturas y complejos templos y pruebas en las que anteriores héroes perdieron la vida. Podría dar más detalles, pero prefiero que aquellos personajes que el jugador se encontrará a lo largo de la odisea sean una sorpresa.
A eso hay que sumar un ahondamiento en el pasado de Kratos, que junto a otros elementos, hacen que una historia que en apariencia parecía concluida (Aunque el primer juego decía que habría una continuación, el final era bastante cerrado) continúe yendo a más. Aunque en cierto modo pueda parecer un capítulo intermedio de la odisea de Kratos, en general la historia continúa con sentido y mantiene la fuerza de la primera entrega.
Aunque lo cierto es que God of War tiene unos mínimos bastante altos en todos sus juegos. Los dos subproductos de PSP (Que, eso sí, salieron después de esta segunda entrega) tenían tramas más secundarias, pero aún así lograban mantener fuerza en sus historias. En realidad el hecho de que la trama se situara antes del primer God of War es uno de los pocos factores que los colocan como historias secundarias. En fin, el caso es que manteniendo esos mínimos, la historia de God of War continúa más que dignamente, en una nueva odisea llena de los elementos más característicos de la apasionante mitología griega.



Casi ni hace falta que hable de la ambientación y los gráficos a estas alturas, ¿verdad? El primer juego era el techo gráfico de PlayStation 2, y los ejemplares de PSP conseguían un apartado gráfico tan bueno que parecían también de la sobremesa de Sony. Como era de esperar, God of War 2 es lo mismo pero ligeramente mejorado, y digo ligeramente porque partiendo de la calidad gráfica del primer God of War no hay lugar para una mejora mayor, no sin cambiar a la siguiente generación. God of War 2 sigue estando en el techo gráfico de PS2, pero eso no es una sorpresa para nadie.
En cuanto a los diseños y la ambientación, la oscura Grecia y otros lugares de la mitología se han vuelto a representar magistralmente. Esta oscuridad, como de costumbre, se muestra a la par con la majestuosidad y belleza de los grandes templos griegos, entre otros. Por otro lado, algunos diseños se han simplificado para ser... aptos para nuestros ojos. Uno de los ejemplos es el del titán Tifón, para el que han optado por una apariencia más humana en lugar de la criatura dracónica con cientos de cabezas que se describe en la mitología. La razón de estos cambios es bastante obvia. Eso sí, hay veces que no se cortan un pelo en mostrar algunas de las criaturas más monstruosas de la mitología. No voy a decir quién es, pero en este juego aparece la cosa más fea que he visto en mi vida. Quien haya jugado se estará haciendo una idea de quién hablo.

En cuanto a la banda sonora... God of War 2 es quizá el mejor exponente de lo que es la música de la saga. El primer juego de la saga nos trajo ese estilo griego y salvaje tan característico de God of War, pero también majestuoso cuando hacía falta. En los juegos de PSP, en cambio, se veía demasiada repetición de temas y los temas propios no llegaban al nivel habitual.
God of War 2, en cambio, coge ese estilo tan característico creado en la primera saga y nos trae muchos de los mejores temas de God of War, potentes, carismáticos y con un aire a la mitología griega que pueden, incluso, superar a los del juego original. Y es que, a mi gusto, si la música del primer God of War ya era buena, la de God of War 2 es incluso mejor.

Un par de ejemplos:







Me queda hablar de la jugabilidad, aunque no sé exactamente cómo abordarla. En primer lugar, compararé el enfoque del juego con los otros tres juegos que he jugado:
En entradas anteriores ya comenté en qué destacaba cada juego. El primero, además de la acción, tenía un templo bastante grande con puzzles más interconectados. Chains of Olympus seguía ese mismo estilo, pero con puzzles menos eficaces y más simples. Ghost of Sparta abandonaba casi por completo los puzzles y se centraba mucho más en una acción mucho más potente, con más zonas y más enemigos. Pues bien, God of War 2 se sitúa en un punto intermedio entre God of War y God of War: Ghost of Sparta.
Esto quiere decir que el número de lugares que visitamos, criaturas a las que nos enfrentamos y situaciones de acción han aumentado con respecto al primer God of War, pero aún (recordemos que God of War 2 salió antes que los subproductos de PSP) conserva templos y puzzles que resolver para ir avanzando.
La cantidad es adecuada para que se combinen y ni se sature entre tanta acción ni se pida a gritos entre demasiados puzzles. La variación de lugares y situaciones ayuda a que el juego se mantenga variando durante toda su extensión, ofreciendo por lo general más diversidad que el primer God of War, si bien el templo de este estaba muy bien construido y reflejaba estupendamente la esencia de las intrincadas pruebas que debían superar los héroes.
Las batallas no se repiten porque la variedad de enemigos es más que alta, y también ha aumentado considerablemente la cantidad de jefes a los que nos enfrentamos.


Por otro lado, a la hora de luchar contaremos con un control del arma principal similar, pero con más combinaciones de ataques. No se ha aumentado demasiado ese número de combos, aunque en juegos de este tipo a veces la cantidad se hace tan grande que no podemos controlarla tanto como gustaría, por lo que no le reprocharía al juego este aspecto. Además del arma principal, tendremos dos armas secundarias cuyo control es absolutamente distinto; y, como en el primer juego, algunos poderes especiales que desatar, aunque son diferentes a los del juego anterior.
Con todo esto, la variedad jugable hace gala hasta el final, enriqueciendo el tramo y evitando que caiga en ningún momento en la repetición.


Así que, concluyendo, God of War 2 es una excelente continuación de la saga, con numerosas mejoras y una variedad patente. Siendo totalmente fiel a la saga, desborda calidad y cuenta una intrigante odisea griega
Comparando con los otros juegos de la saga, es difícil establecer un orden, aunque personalmente diría que, de momento, y a falta de God of War 3 y Ascension, los que más me han gustado son este y Ghost of Sparta, aunque el primer juego tenía un escenario bastante eficaz. Solo colocaría por detrás a Chains of Olympus, y no por mucho.
De modo que, en resumen, diría que todos los juegos de God of War son buenos y este es tan bueno como los otros, o más. Si te gusta más la acción que la exploración, probablemente te guste más que el primer juego, pero si te gusta algún juego de God of War, de momento recomiendo no dejarse ningún ejemplar atrás.

0 comentarios:

Publicar un comentario