Haruhi Suzumiya: La Melancolía y la Desaparición

lunes, 8 de mayo de 2017
8 de Mayo de 2017

La entrada de hoy será un poco especial, en primer lugar porque será una entrada doble, y en segundo lugar porque la mitad de ella va sobre la que quizás sea mi película favorita.
Os pongo en situación: Haruhi Suzumiya es un personaje de gran prestigio dentro del mundo del anime que nació en una serie de novelas ligeras, y luego ha dado lugar a algunos productos más de anime. Los principales son la serie de anime La Melancolía de Haruhi Suzumiya y la película La Desaparición de Haruhi Suzumiya.
La razón por las que he preferido hacer ambas entradas en una sola (aunque las voy a separar con un marco como el que uso siempre) es que no puedo recomendar una cosa sin la otra. Cuando recomiendo la película, debo recomendar también el visionado de la serie, aunque la serie no me parezca remotamente comparable en calidad a la película. A la hora de recomendar una u otra debo realizar una única recomendación que las englobe a ambas, razón por la que he decidido unirlas aquí.
Si no os interesa especialmente, os recomiendo al menos leer la parte relativa a la película.

Bien, ya puedo empezar:

No habrá spoilers en esta entrada. Aunque la película ocurra después de la serie, tampoco habrá spoilers referentes a ella. 

 photo La Melancoliacutea de Haruhi Suzumiya_zpsp7melpjh.png

Ciertos detalles que voy a dar sobre la serie podrían considerarse spoilers, pero si se ve la serie siguiendo su orden cronológico, son detalles que se dan en los primeros capítulos de la serie, y suelen aparecer en las sinopsis de la serie.



Basada en una popular serie de novelas ligeras escritas por Nagaru Taginawa, tres años después de estas nació, en 2006, la serie de animación La Melancolía de Haruhi Suzumiya, basada en las tres primeras novelas, y dirigida por Tatsuya Isihara, aunque se realizó una práctica bastante extraña, y es que diversos directores se encargaron individualmente de dirigir capítulos concretos. Entre ellos se encuentran directores de la talla de Yasuhira Takemoto, entre otros, conocidos por haber dirigido la prestigiosa Clannad.
Es algo lioso porque la cantidad de directores es demasiado amplia, pero parece ser que el principal fue Tatsuya Isihara, y no podía no mencionar a Yasuhira Takemoto porque la película fue obra plenamente suya.


La vida de Kyon es simple, tranquila y carente de sorpresas... o eso le gustaría. Desde que conoció a Haruhi Suzumiya, Kyon echa de menos la tranquilidad. Desde que montó su propio club en la escuela, Haruhi no hace más que proponer una actividad tras otra, siempre haciendo gala de una personalidad excesivamente energética, dando órdenes a los demás y proponiendo planes sin esperar recibir confirmación y empujando a todos en sus locuras.
El objetivo actual de Haruhi es simple: Al mando de la Brigada SOS (Algo así como "Brigada para salvar al mundo con una sobredosis de diversión"), Haruhi quiere demostrar la existencia de alienígenas, viajantes del futuro y espers en el planeta. Sin embargo, Haruhi no puede imaginar hasta qué punto sus planes afectan a la gente que le rodea.
La historia, aunque podría decirse que está protagonizada por Haruhi, está narrada en primera persona por Kyon.
En primer lugar, vamos a repasar a los personajes protagonistas:
Toda la historia gira en torno a Haruhi Suzumiya, una chica excéntrica y mandona a la que le encantan las cosas fantasiosas. Mueve a su antojo a todos los personajes de la historia y no acepta que le digan que no. Su comportamiento es, a menudo, bastante insoportable, pero imprescindible para el transcurso de la historia. Da lugar a gran cantidad de situaciones absurdas y cómicas. Casi todo el humor de la serie parte de las ideas de Haruhi. Y es que la pasión de Haruhi y sus deseos de hacer realidad cosas imposibles hacen que, literalmente, el mundo gire a su voluntad.
La principal víctima de las locuras de Haruhi es Kyon, un chico normal que no destaca en nada especial, pero que por alguna razón fue elegido por Haruhi para formar parte de la Brigada SOS. Kyon es el que menos soporta a Haruhi, pero siempre acaba haciendo lo que ella dice. Su forma de narrar las situaciones a las que se enfrente y el humor irónico que muestra ante Haruhi, además de las opiniones que escuchamos porque podemos oír lo que piensa, dan a la serie un formato más original que desarrollaré algo más adelante.
Por otro lado, Mikuru Asahina es utilizada por Haruhi como la mascota del grupo, que la obliga a utilizar trajes provocativos que a menudo causan la vergüenza de Asahina. También hace las veces de criada del grupo. Es, en realidad, una viajera que viene del futuro para investigar una alteración en el tiempo.
Yuki Nagato es una chica extremadamente callada que solo dice lo que es necesario decir. Era la única miembro del club de literatura y se unió a la brigada cuando Haruhi montó el club en el sitio en el que se encontraba su club. Es, dentro de los personajes secundarios, probablemente el más importante. Yuki no es realmente humana, sino que se autodefine como una interfaz humanoide de la Entidad Responsable de la Integración de datos. Tiene, pues, poderes fuera del alcance de cualquier humano.
Por último, Itsuki Koizumi es un chico alegre y tranquilo que se toma muy bien las órdenes de Haruhi y disfruta de su compañía. Fue reclutado en un grupo especial por poseer poderes paranormales que se materializan cuando Haruhi provoca una alteración en el mundo.





Así dicho, suena bastante absurdo. Pero no hay que negarlo: Lo es.
Antes de profundizar en la historia, voy a mencionar un detalle relevante: el orden.
Cuando la serie se emitió por primera vez, los capítulos se emitieron en el orden de las novelas ligeras en las que aparecían, o algo así. No era un orden cronológico y resultaba algo confuso, aunque tenía como ventajas dejar ciertos detalles de relevancia en la incógnita y mantener la escena final... al final. Sin embargo, después volvió a emitirse en orden cronológico, y... todo tiene más sentido así. Descubrimos detalles de importancia muy pronto, el momento más "final" ocurre antes de la mitad de la serie y demás... pero es la forma de que la serie no resulte confusa y actualmente su forma de visionado más habitual.
En cuanto a la historia en sí, tomando como referencia el orden cronológico, es un llamado Slice of Life, un tipo de anime en el que vemos el día a día del protagonista. La diferencia es que, en esta ocasión, hay un fuerte contraste en ese día a día, entre una vida normal salpicada de actividades normales propuestas por Haruhi y sucesos paranormales provocados por ella misma pero que esta desconoce. 



Generalmente, la serie se basa en el humor, con alguna que otra situación interesante, pero principalmente salpicada por el humor de Kyon y Haruhi. El principal punto de la serie es mostrar situaciones absurdas e imposibles mientras Haruhi, en su ignorancia, trata de buscarlas y monta decenas de actividades para la Brigada SOS. Yo, personalmente, no veo que esta serie se vaya a visionar por su trama, sino por su humor y por el carisma de sus personajes, a los que irremediablemente se les coge cariño, sobre todo a Kyon.
Digo "sobre todo" porque el hecho de que la serie esté narrada por Kyon le da su enfoque personal a todo, dotando a la narración de la serie del humor irónico y el carisma que el propio Kyon tiene. A mi gusto, que la serie fuese narrada por Kyon es el mayor acierto de la misma.
También tiene momentos interesantes, claro, aunque no llegan a dominar por encima del humor. Hay trama y en sí no está mal, aunque no parece ser, en un principio, el motivo para ver la serie.

Hoy me voy a abstener del resto de apartados. Los resumo rápido: Animación correcta y banda sonora acorde. Con respecto a las voces, son bastante carismáticas y reflejan perfectamente a los personajes. No me interesa decir mucho más esta vez.

Así que, en resumen: La Melancolía de Haruhi Suzumiya es una serie divertida y original, pero aunque tenga algunos momentos emotivos, ese no es su principal fuerte. Aunque sea una serie a la que se le coja cariño, no llega a mucho más que a ser una buena serie para pasar el rato.

Así pues, a la hora de recomendarla, solo puedo decir que me divirtió y que es simpática de ver.
Pero vamos ahora a la película, porque mi recomendación va a cambiar.

 photo La Desaparicioacuten de Haruhi Suzumiya_zpsceo6gnlp.png

Esta parte de la entrada será más escueta para no hacer ningún spoiler de la serie de la que procede.


Cuatro años después de la emisión de La Melancolía de Haruhi Suzumiya, en 2010, uno de los directores de la serie, Yasuhiro Takemoto, anteriormente mencionado, dirigió la película de La Desaparición de Haruhi Suzumiya, basándose en la cuarta novela de la serie (recordemos que la serie englobaba las tres primeras).

Es 17 de diciembre y para Kyon todo sigue su rumbo natural. El día a día con Haruhi se repite y su vida continúa ese aleatorio camino al que ella le empuja, acompañado por Asahina, Nagato y Koizumi.
Sin embargo, al día siguiente la cosa cambia drásticamente. Haruhi Suzumiya ha desaparecido, y nadie parece recordarla. Koizumi también ha desaparecido, y para colmo Asahina no reconoce a Kyon. Por su parte, la personalidad de Nagato ha cambiado por completo.
Kyon tendrá que afrontar este nuevo mundo y decidir si prefiere la alocada compañía de Haruhi Suzumiya o ese mundo tranquilo y cotidiano que añoraba por su culpa.


Ya está, no pienso dar más detalles de la historia, porque casi todo podría ser considerado spoiler.
Iré directo a lo que quiero ir:
Ya dije que la serie tenía su trama de ciencia ficción pero se centraba en el humor. La película, por su parte, abandona casi todo el humor y nos presenta un trabajo de ficción plena, con viajes en el tiempo, paradojas temporales, seres superpoderosos... pero todo, igual que en la serie, camuflado en una vida diaria. Esta vez el protagonista es Kyon, relegando la importancia de Haruhi a su papel en el propio Kyon, que a su vez hará de protagonista y de narrador, regalándonos, además de su humor irónico de siempre y su carismática forma de narrar su vida, unos monólogos internos muy interesantes.
Si en la serie tener a Kyon como narrador ya era un acierto, aquí este acierto es aún mayor.
Y es que no solo tenemos una narración carismática y única, sino que esta vez la acompañará una trama más compleja, llena de mensajes, momentos interesantes, trasfondos filosóficos... Todo de una forma totalmente entretenida. Basta decir que las dos horas y cuarenta minutos que dura la película se pasan volando. 



Pero no se trata solo de Kyon: Todos los personajes tienen su papel en la película. Quizá es Koizumi el que peor parado sale, pero sigue teniendo su rol. Por su parte, el trabajo hecho con los personajes de Kyon y Nagato es maravilloso, haciendo que el desarrollo de este segundo, que ya vimos poco a poco en la serie, pero que la película trabaja de forma magistral.
No puedo sino decir cosas buenas acerca de la película, porque no soy capaz de verle fallo alguno. Eso sí, es absolutamente imprescindible haber visto la serie. Ni se te ocurra verla sin haber visto la serie, porque aunque sea muy buena, sin ver la serie se pierden demasiados aspectos de gran importancia para la trama.
Y aunque la serie no te llame tanto, mírala, aunque solo sea para ver la película, porque la historia que se cuenta, cómo se narra, cómo se desarrollan los personajes... todo es absolutamente maravilloso. No puedo decir otra cosa sobre ella.

Pero vamos a alejarnos un poco del guión y el desarrollo y a ver el resto de apartados de la serie, que están igualmente cuidadas.

La animación de la serie ya era más que correcta, pero la película está a un nivel superior. Gráficamente es un trabajo genial, con animaciones excelentes, y escenarios bien detallados, y con unos usos de los colores carismáticos, que mejoran más las escenas de diálogos internos, que son acompañadas con paletas muy propias, además del buen uso de los colores más tristes en situaciones más dramáticas o alegres... Así que tanto técnicamente (calidad de la animación) como artísticamente (uso de los colores en las escenas) el aspecto gráfico es de gran calidad.

Las voces son, claro está, las mismas que en la serie.
Por último, la banda sonora es igualmente genial. Los tema acompañan a la perfección todas las escenas, y reflejan con ella la decisión, la desesperación, la esperanza... Son temas muy buenos que mejoran muchísimo las escenas y consiguen que la ambientación general de las mismas con respecto a la situación emocional de los personajes sea absolutamente perfecta.
Os pongo unos ejemplos:






Y con esto se acaba todo.
¿De qué manera puedo concluir? La animación es impecable, la banda sonora sublime, y toda la trama y su desarrollo es absolutamente maravilloso.
Si no la mejor, es sin duda una de las mejores películas que he visto nunca, así que recomiendo encarecidamente su visionado, sin pesarlo dos veces.

¿Y por qué hacer dos entradas en una? Para llegar a esta conclusión:
La serie está bien y para pasar el rato es divertida, pero la película es absolutamente maravillosa. No puedo sino recomendar encarecidamente también la serie como preludio de la película.
Mi recomendación es clara: Mira la serie completa. Igual no es ninguna maravilla (Aunque puede gustar mucho también, porque de hecho es bastante popular), pero resulta divertida e interesante. Luego todo merecerá la pena cuando veas, porque tienes que verla, esta maravillosa película, que no tiene un solo segundo de desperdicio.




0 comentarios:

Publicar un comentario