Las 13 vidas y media del Capitán Osoazul

miércoles, 13 de septiembre de 2017
13 de Septiembre de 2017

Al fin he podido arreglarlo todo...
No le voy a echar la culpa de mi tardanza solo a Photobucket, el verano ha tenido bastante que ver.
Como sea, he arreglado todas las imágenes de Photobucket que habían caído, y de paso he aprovechado para justificar todos los párrafos y resubir todas las imágenes y vídeos que habían desaparecido.
Así que, si encontráis algo que está mal, por favor, decídmelo. Son muchas entradas y es posible que me haya saltado algo. A partir de ahora, eso sí, el ritmo aumentará hasta la normalidad, o incluso más.


Bueno, vamos a la entrada. En esta ocasión voy a hablar de un libro. Sí, sé que suelo dedicarles menos entradas. Como no soy un experto en literatura no puedo hablar en detalle de ciertos aspectos, así que las entradas me quedan más cortas que las del resto de disciplinas.
El libro del que voy a hablar fue una recomendación expresa de una amiga como respuesta a mi petición de un "libro especial". Y hoy vengo a hablar de él.
Se trata de Las 13 vidas y media del Capitán Osoazul. Voy a tener que escribir ese "13" con letras en la imagen del título por problemas de fuente, pero tampoco tiene más importancia.


 Sin spoilers, como siempre


Piratas en miniatura, olas parlantes, vampiros o profesores con siete cerebros... Islas de comida, paradas de tornado, montes laberínticos... En Zamonia, estas vistas inimaginables son corrientes. Y es en ella donde el Capitán Osoazul nos narrará la primera mitad de sus vidas (Porque los osos azules viven 27 vidas).

Photobucket ha estallado

viernes, 14 de julio de 2017
Esta entrada es provisional y será eliminada cuando el problema sea resuelto.

Debido a un error... no sé cuál, la verdad, con mi cuenta de Photobucket, como podéis ver los títulos de mis entradas se han roto.
No cabe duda de que es molesto, y da una impresión horrible de que el blog está abandonado. Arreglaré este problema en todas las entradas, pero me llevará algún tiempo.
Continuaré escribiendo en el blog en cuanto solucione este inconveniente, lo que no debería tomarme demasiado tiempo.

[GBA] Fire Emblem: The Binding Blade

jueves, 15 de junio de 2017
15 de Junio de 2017

Teniendo en cuenta que Fire Emblem es una de mis 5 sagas favoritas, las entradas que le he dedicado son bastante escasas (solo una, y del antiguo blog), pero tengo una preparada además de esta, así que ya es hora de solucionar esta incoherencia.
Aunque ni hoy ni el próximo día voy a hablar de mis Fire Emblem favoritos, pero es lo que toca.
La entrada de hoy irá sobre el sexto juego de Fire Emblem, que tiene... algunos nombres. Yo siempre lo he llamado Fire Emblem: Sword of Seals, que era como lo nombraba la traducción no oficial, pero su nombre traducido oficial es Fire Emblem: The Binding Blade, así que es así como lo llamaré durante la entrada.
Dado que es el sexto Fire Emblem, para acortar me referiré a él como FE6. Esto se debe a que es un juego de GBA que salió solo en Japón, aunque se pueden encontrar traducciones. La traducción al inglés funciona muy bien. La española daba errores cuando la jugué, pero la han mejorado desde entonces, no sé hasta qué punto.



Sin spoilers
























Fire Emblem: The Binding Blade (FE6 para abreviar) es el sexto juego de la saga Fire Emblem y el primero para Game Boy Advance, además de ser el último en quedarse exclusivamente en Japón hasta la salida de New Mistery of the Emblem (Único juego posterior que se quedó en Japón).
Salió en Japón en 2002 de la mano de Intelligent Systems, compañía encargada de todos los juegos de Fire Emblem, y fue posteriormente traducido por fans a otros idiomas, entre lo que se encuentran el inglés y el español.

La historia se centra en Roy, hijo de Eliwood, después de los acontecimientos ocurridos en Fire Emblem: Blazing Sword, siguiente juego de la saga. Junto a aliados de todas las naciones de Elibe, el joven lord Roy tratará de impedir que el malvado rey Zephiel del imperior de Bern (Biran) libere a los dragones y desate el caos en el mundo.

[PS2] God of War 2

jueves, 8 de junio de 2017
8 de Junio de 2017

Y seguimos con la odisea de dioses griegos en la cuarta entrada de God of War en este blog. La primera fue una de las primeras entradas de Diario de Tellus (sin contar las que pegué desde el anterior blog, que son mucho peores), y luego hablé aquí de los dos juegos de PSP: Chains of Olympus y Ghost of Sparta.
Voy hablando de ellos en el orden en el que los jugué, que también es el orden cronológico dentro de la línea temporal de la saga, a excepción de Ascention, que lo jugaré al final. Me explico: Chains of Olympus y Ghost of Sparta ocurren ambos antes que God of War 2, aunque el primero salió después, y el segundo salió después incluso que God of War 3.

A estas alturas, una cosa que queda clara es que el estándar de calidad de God of War es alto. Es decir, de momento, el peor de los juegos de la saga y el mejor no son muy diferentes. En la saga puede verse una evolución hacia la espectacularidad y la acción, con respecto a la fuerte presencia de los rompecabezas en la primera entrega. Eso sí, estos no acaban por desaparecer.
En fin, voy a comenzar ya. Esta entrada tampoco será muy larga, porque la mayoría de las cosas que tengo que decir ya las he dicho anteriormente en juegos anteriores de la saga.



La sinopsis contiene spoilers del primer God of War




A principios de 2007, llegó para PlayStation 2 la segunda entrega de la saga principal: God of War 2, de la mano de Santa Monica Studio, que se encargó de todos los juegos de la saga principal y de God of War Ascension, y que supervisó los God of War de PSP.
God of War 2 llegó después de God of War y God of War: Chains of Olympus, aunque cronológicamente en la saga se sitúa después de God of War Ascension y God of War: Ghost of Sparta, además de los dos antes mencionados.
La historia, por tanto, es la quinta en la línea temporal de la saga, aunque para entender bien la trama basta con haber jugado al primer God of War.

Haruhi Suzumiya: La Melancolía y la Desaparición

lunes, 8 de mayo de 2017
8 de Mayo de 2017

La entrada de hoy será un poco especial, en primer lugar porque será una entrada doble, y en segundo lugar porque la mitad de ella va sobre la que quizás sea mi película favorita.
Os pongo en situación: Haruhi Suzumiya es un personaje de gran prestigio dentro del mundo del anime que nació en una serie de novelas ligeras, y luego ha dado lugar a algunos productos más de anime. Los principales son la serie de anime La Melancolía de Haruhi Suzumiya y la película La Desaparición de Haruhi Suzumiya.
La razón por las que he preferido hacer ambas entradas en una sola (aunque las voy a separar con un marco como el que uso siempre) es que no puedo recomendar una cosa sin la otra. Cuando recomiendo la película, debo recomendar también el visionado de la serie, aunque la serie no me parezca remotamente comparable en calidad a la película. A la hora de recomendar una u otra debo realizar una única recomendación que las englobe a ambas, razón por la que he decidido unirlas aquí.
Si no os interesa especialmente, os recomiendo al menos leer la parte relativa a la película.

Bien, ya puedo empezar:

No habrá spoilers en esta entrada. Aunque la película ocurra después de la serie, tampoco habrá spoilers referentes a ella. 



Ciertos detalles que voy a dar sobre la serie podrían considerarse spoilers, pero si se ve la serie siguiendo su orden cronológico, son detalles que se dan en los primeros capítulos de la serie, y suelen aparecer en las sinopsis de la serie.



Basada en una popular serie de novelas ligeras escritas por Nagaru Taginawa, tres años después de estas nació, en 2006, la serie de animación La Melancolía de Haruhi Suzumiya, basada en las tres primeras novelas, y dirigida por Tatsuya Isihara, aunque se realizó una práctica bastante extraña, y es que diversos directores se encargaron individualmente de dirigir capítulos concretos. Entre ellos se encuentran directores de la talla de Yasuhira Takemoto, entre otros, conocidos por haber dirigido la prestigiosa Clannad.
Es algo lioso porque la cantidad de directores es demasiado amplia, pero parece ser que el principal fue Tatsuya Isihara, y no podía no mencionar a Yasuhira Takemoto porque la película fue obra plenamente suya.



La vida de Kyon es simple, tranquila y carente de sorpresas... o eso le gustaría. Desde que conoció a Haruhi Suzumiya, Kyon echa de menos la tranquilidad. Desde que montó su propio club en la escuela, Haruhi no hace más que proponer una actividad tras otra, siempre haciendo gala de una personalidad excesivamente energética, dando órdenes a los demás y proponiendo planes sin esperar recibir confirmación y empujando a todos en sus locuras.
El objetivo actual de Haruhi es simple: Al mando de la Brigada SOS (Algo así como "Brigada para salvar al mundo con una sobredosis de diversión"), Haruhi quiere demostrar la existencia de alienígenas, viajantes del futuro y espers en el planeta. Sin embargo, Haruhi no puede imaginar hasta qué punto sus planes afectan a la gente que le rodea.